thyssenkrupp Home solutions es ahora TKE Home Solutions

Skip Navigation

Pulsaciones normales en ancianos

Artículo realizado por el Equipo de TKe Home Solutions

Antes de ver cuáles son las pulsaciones normales para las personas mayores, tenemos que saber que estas son los latidos del corazón y que se miden contando cuántas ocurren en un minuto. De este modo, hablaremos de pulsaciones por minuto refiriéndonos a la frecuencia cardíaca y tendremos que distinguir entre las pulsaciones tomadas en reposo y durante o tras un esfuerzo físico. Durante el ejercicio, el corazón se acelera a un máximo que variará en función de otros factores como por ejemplo la edad. Naturalmente, a más intensidad física y emocional, más pulsaciones, pero para establecer las pulsaciones normales, mediremos su frecuencia en reposo. A partir de los 10 años, la frecuencia cardíaca normal está entre 60 y 100 latidos por minuto. Pero ojo que además de la velocidad, es necesario vigilar si el ritmo de latidos es regular o no para confirmar la ausencia de enfermedades cardíacas.

La frecuencia cardíaca es uno de los indicadores de salud más importantes. Tener las pulsaciones dentro de la normalidad no nos inmuniza frente a las enfermedades, pero si sirve de referencia para su detección precoz.

TKE Home Solutions

Recordemos que el corazón es un músculo cuya misión es bombear sangre a todo el organismo para gestionar el intercambio gaseoso. Esto significa que el corazón adapta su velocidad a la actividad que estemos realizando para mantener el nivel de oxigeno adecuado de manera constante. Del mismo modo, ante una situación de peligro, el organismo segrega adrenalina para acelerar el ritmo cardíaco para mantenernos en alerta.

A medida que crecemos y envejecemos, la frecuencia cardíaca disminuye progresivamente y por eso es importante saber si estamos dentro del rango normal según nuestro sexo.

Si la frecuencia cardíaca está habitualmente por encima (taquicardia) o por debajo (bradicardia) de estos valores será necesario acudir al médico ya que puede ser indicio de un problema de salud.

A continuación, te mostramos una tabla con los niveles habituales de pulsaciones en reposo.

En esta otra tabla, puedes ver una aproximación de las pulsaciones normales en movimiento, según el tipo de actividad física.

Cómo medir las pulsaciones de manera fiable

Los doctores utilizan el estetoscopio tanto para escuchar ruidos cardíacos, como respiratorios mediante la auscultación.

Hoy en día, hay numerosos dispositivos inteligentes que incluyen un pulsómetro o dispositivo electrónico para medir la frecuencia cardíaca del usuario en tiempo real. Detecta los latidos del corazón a través de los electrodos ubicados en una banda pectoral o mediante un sensor óptico colocado en la muñeca. Muy usado por deportistas ya que gracias a él es posible conocer los intervalos de intensidad, los picos de rendimiento o el número de calorías quemadas durante el ejercicio.

No obstante, todos podemos medir el pulso fácilmentede la manera tradicional, palpando el latido de una arteria. Habitualmente se utilizan las de la muñeca. Para hacerlo correctamente:

  • Coloque la punta de los dedos índice y medio en la parte interna de la muñeca. Bien por debajo de la línea del pulgar (arteria radial), bien en el lado más próximo al meñique (arteria ulnar). Nunca utilice el pulgar ya que este dedo se dice que tiene su propio pulso. Esto es debido a que su arteria es mayor que la de los otros dedos, motivo por el cual no se utiliza a la hora de medir el pulso, si bien es el que instintivamente queremos utilizar.
  • Al presionar suavemente los dedos, notará el pulso del torrente sanguíneo.
  • Ahora, con un cronometro a mano, cuente cuantas veces nota el latido durante 30 segundos y multiplique el número resultante por dos.

El pulso también puede medirse en el cuello, pero esto es más habitual en accidentes en los que se busca una arteria principal como la carótida.

TKE Home Solutions

Como subir o bajar las pulsaciones de manera natural

La frecuencia cardíaca no es algo con lo que se pueda jugar por lo que, una vez diagnosticado alguna anomalía, es el médico el que debe dar las instrucciones pertinentes para subir o bajar las pulsaciones de los pacientes. Cuando las pulsaciones son más altas de lo normal y se sufren taquiarritmias, es fundamental acudir a un profesional lo antes posible, especialmente cuando se trata de una persona de avanzada edad. No obstante, para bajar las pulsaciones de forma natural nada mejor que una vida sana: dieta, ejercicio y tranquilidad.

Los hábitos de vida saludables son la mejor forma de mantener las pulsaciones normales según el tipo de edad, sexo y actividad física. Hacer ejercicio de forma regular y tener una dieta sana son fundamentales para controlar el peso y la salud.

El café, los medicamentos, el tabaco y el alcohol son elementos para eliminar en la dieta a medida que envejecemos ya que alteran nuestro organismo.

Es inevitable repetir el dicho de quien mueve las piernas mueve el corazón para ilustrar lo necesario que es mantenerse activo para tener unas pulsaciones normales. Con la edad, los deportes recomendados son de baja intensidad para mantener las pulsaciones estables.

Pero no todo es dieta y ejercicio, a los buenos hábitos alimenticios y el ejercicio hay que añadir el estado de ánimo. Cierto es que todo va unido ya que, si nos cuidamos, nos gustaremos más a nosotros mismos y esa es la base de la buena salud mental. Sentirse útil, querido y feliz contribuye enormemente a mantener las pulsaciones en el rango aceptable para nuestra edad. Evidentemente, la situación actual no ayuda mucho ya que, tras un año de convivencia con el Covid, la moral sufre altibajos normales que afectan a nuestra salud. Nada mejor para estos momentos que coger el teléfono y llamar a un amigo o familiar, salir a caminar o darse un capricho con una compra por internet. La adaptación y la paciencia son las mejores herramientas para combatir el estrés.

Por el contrario, para subir las pulsaciones de forma natural hay una serie de trucos como beber mucha agua, tomar hidratos de carbono, aderezar la comida con jengibre o pimienta y en caso de una caída de la tensión, subir las piernas para aumentar el flujo sanguíneo al corazón.

TKE Home Solutions

Entonces: ¿Cuál es la frecuencia cardiaca normal?

Por regla general, la frecuencia normal en reposo oscila entre 50 y 100 latidos por minuto. Sin embargo, algunos aspectos pueden alteran su estado:

  • La edad. Al nacer la frecuencia cardiaca es elevada porque la actividad del organismo es muy intensa. A partir del primer mes de vida, va disminuyendo hasta llegar a la edad adulta, manteniéndose estable después de los 20 años.
  • Los estímulos externos. Varía a lo largo del día y la noche y en respuesta a diversos estímulos, por lo que su medición es variable.
  • El ejercicio. Al realizar ejercicio físico el corazón produce una respuesta normal que es la taquicardia (la frecuencia cardiaca en reposo está por encima de 100 latidos por minuto).
  • El sexo. Mujeres y hombres presentan diferentes rangos en las pulsaciones normales.
  • También puede producirse bradicardia (la frecuencia cardiaca está por debajo de 50).

La necesidad de controlar la frecuencia cardíaca reside en que algunos estudios realizados demuestran una asociación entre la frecuencia cardiaca y el riesgo de muerte. Según esto, cuanto mayor es la frecuencia cardiaca, menor es la expectativa de vida.

La importancia de la prevención

Según la Fundación Española del Corazón hay dos formas para mantener una frecuencia cardiaca normal:

  • Practicando ejercicio físico de forma regular. Se estima que cada 1-2 semanas de entrenamiento aeróbico podríamos conseguir una reducción en la frecuencia cardiaca en reposo de un latido por minuto.
  • Mediante el uso de fármacos que son capaces de reducir la frecuencia cardiaca. Algunos de ellos también se utilizan para el tratamiento de la cardiopatía isquémica (infarto o angina de pecho) o la insuficiencia cardiaca. Estos siempre deben ser recetados por un medico y tomarse bajo su supervisión.

La prevención es fundamental. Ahorrar energía en tareas rutinarias como subir escaleras evita que se nos disparen las pulsaciones por lo que las sillas salvaescaleras pueden ayudarnos a mantener a raya las pulsaciones al evitar esfuerzos físicos. Las sillas salvaescaleras son un gran aliado para las personas con movilidad reducida debida a problemas respiratorios o cardíacos, ofreciéndoles una mejora significativa en su calidad de vida diaria.

Fuentes:

https://www.tododisca.com/pulsaciones-normales-frecuencia-cardiaca/

https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/frecuencia-cardiaca.html

https://www.segurosbilbao.com/blog/pulsaciones-corazon-reposo-movimiento/

https://www.cora.health/es/guia/pulsaciones-normales/

Subir